Plan de Trabajo Coordinación de Posgrado 2020-2025

Introducción

Actualmente se reconoce que la calidad y orientación del posgrado es trascendental para desarrollar las capacidades nacionales y regionales para la innovación, el desarrollo social y económico y la inserción de manera ventajosa en la sociedad del conocimiento[1].

Los organismos internacionales y los gobiernos están de acuerdo con la idea de que el crecimiento económico y el desarrollo social están vinculados a la generación de nuevos conocimientos científicos. Sin embargo, se reconoce que la relación entre ciencia, tecnología y desarrollo social es muy compleja, y ha sido un tema de mucho interés en el pensamiento latinoamericano que todavía representa retos muy importantes[2].

En este tenor, científicos sociales han sostenido, desde finales de la década de los 50 del siglo pasado, que el conocimiento resulta ser, en la sociedad contemporánea, un activo más importante que los bienes de capital y la mano de obra tradicional[3].

Se registra que la innovación, la competitividad, la permanencia en los mercados mundiales, el cuidado del medio ambiente y el bienestar de la población van de la mano con los altos niveles de educación e investigación científica que presentan los países y regiones[4].

En este contexto la educación de alto nivel (el posgrado), se ha convertido en un recurso indispensable, y es considerada como uno de los aspectos fundamentales de los Sistemas Nacionales de Ciencia, Tecnología e Innovación (SNCTI), de los que las instituciones de educación superior (IES) forman parte y contribuyen, especialmente, a través de sus programas de posgrado.

Este entorno, y como se plantea más adelante, se identifican nuevas exigencias para los posgrados que deben responder de manera simultánea a los retos globales y locales, siendo ahora insuficiente el objetivo de lograr la formación de calidad de recursos humanos de alto nivel.

Además, para cumplir con las exigencias que hoy se hacen al posgrado, hay que operar a los programas de posgrado en entornos institucionales que enfrentan desafíos, como los escenarios o entornos contextuales, los tiempos difíciles e inciertos y los recursos acotados (Abreu, s/f, pp. 21).

Podemos decir que el posgrado se encuentra en un proceso de transformación que comenzó a perfilarse hace cerca de tres décadas. Las visiones, orientaciones y formas de organización de este nivel de estudió se han modificado lo que trae nuevos retos que hay que enfrentar.
 
Bajo este contexto el plan de trabajo de la Coordinación de Posgrado de la Universidad de Guadalajara busca exponer de manera descriptiva la situación actual del posgrado y proponer la visión institucional, los ejes de acción los objetivos y las acciones a seguir para lograr el desarrollo del posgrado de excelencia con reconocimiento nacional e internacional.
 
 
Consulta el Plan de Trabajo Coordinación de Posgrado 2020-2025:
 
 

[1] Loubet-Orozco, Roxana y Morales-Parra, Adela (2015). Revista Ra Ximhai, enero-junio, 2015/Vol. 11, Número 3 Edición Especial, Universidad Autónoma Indígena de México, Mochicahui, El Fuerte, Sinaloa, pp.

47-61.  y OCDE. (2007). Capital humano. Cómo moldea tu vida lo que sabes. Multilingual summaries. OECD, revisado el 25 de agosto del 2020 en: http://www.oecd.org/insights/38435951.pdf

[2] Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), revisado el 27 de agosto de 2020 en: https://www.oei.es/historico/salactsi/nunez07.htm

[3] Op. Cit.

[4] Neira e Iglesias (1997)